eSTILOS

ASHTANGA LED

pluma

Las clases guiadas son la otra variedad en que se transmite la práctica de Ashtanga Yoga y es una clase que está recomendada para alumnos iniciados. Hay algunos aspectos de la enseñanza de este método que sólo se pueden transmitir en este tipo de clase, por lo que una vez a la semana, todas las clases de la escuela son guiadas.

Los estudiantes siguen el ritmo marcado por el profesor y la intención de la clase es recordar y aclarar los movimientos o vinyasas correctos, además de trabajar aspectos concretos que no se pueden trabajar en la clase Mysore. Es una clase muy recomendable e importante para hacer al menos una vez a la semana. En esta clase no se añaden posturas, sino que se trabaja en profundizar y afrontar las dificultades existentes en la práctica que ya realizamos diariamente en las clases Mysore. Esta clase se imparte los Jueves por la tarde y los Viernes por la mañana.                                                              

Es una poderosa práctica en movimiento que involucra la sincronización de la respiración y movimientos progresivos a través de una secuencia de posturas. Este proceso trae consigo un intenso calor interno y una purificación a través del sudor que desintoxica músculos y órganos. Es una vigorosa meditación en movimiento que ayuda a mejorar la concentración y a calmar la ansiedad del día a día. 

Hay tres grupos de series en el sistema de Ashtanga: La serie primaria (Yoga Chikitsa) desintoxica y alinea el cuerpo. La serie intermedia (Nadi Shodhana) purifica le sistema nervioso, abriendo y limpiando los canales de energía. La serie avanzada A,B,C y D (Sthira Bhaga) integra la fuerza y la gracia de la práctica, requiriendo altos niveles de concentración, flexibilidad y humildad.

La secuencia de asanas (posturas) está inteligentemente diseñada para desintoxicar el cuerpo, alinear el esqueleto y los músculos, purificar el sistema nervioso y conlleva a una buena salud y vitalidad por parte de quien la practica.

La primera serie puede ser suficiente desafío para la mayoría, tomando un largo tiempo para dominarla. Algunos quizá pasarán más rápido, sin embargo, es importante no enfocarse en el progreso a través de las secuencias y la adquisición de asanas como medida de éxito. Lo que buscamos conseguir es mejorar la salud, fuerza, balance y claridad mental, y más que nada, felicidad y alegría. Esta práctica nos lleva a aliviar el sufrimiento.

 Los estudiantes son motivados a practicar diariamente si se puede, pero un mínimo de tres veces a la semana es aceptado. Tradicionalmente se descasa los sábados y los días de luna llena y nueva. 

Cuando todo esto se establece, el método tradicional es practicado con muchas ganas, paciencia y fe; el resultado es un cuerpo fuerte y ligero, incremento de la vitalidad, gran paz interior y una mente tranquila.

VENTAJAS DE LAS CLASES DE ASHTANGA (Clase guiada)

Practicar siempre las series de Ashtanga Yoga en el estilo Mysore puede dar una sensación de rutina. En las clases guiadas salimos de nuestra zona de confort, adaptándonos al ritmo de los otros y abriéndonos a otras sensaciones. Se trabaja mucho la escucha, la presencia y la capacidad de adaptación, cualidades muy importantes para el yoga y también para la vida. Pasar, una a una, todas las posturas de la serie 1ª de Ashtanga Yoga, siguiendo el ritmo de la clase guiada es un trabajo de fuerza física y mental que desarrolla mucho la capacidad de superación y cambio.

 

  • En sánscrito significa 8 pasos o senderos: Este tipo de yoga se practica a través de 8 pasos: yama, o principios éticos del yoga; niyama o purificación; asanas o posturas; pranayama o control de la respiración; pratyahara o control de los sentidos; dharana o concentración; dhyana o meditación y samadhi o contemplación.
  • Trabaja la fuerza, la resistencia y el calor: Ashtanga yoga trabaja todo el cuerpo. Es un ejercicio intenso y se suda por lo que ayuda a eliminar las toxinas acumuladas en el organismo.
  • Beneficios cuerpo y mente: Debido a que trabaja el cuerpo de forma holística, los beneficios se pueden agrupar en cuatro categorías: físico, emocional, mental e intelectual. Esto influye en una mejor relación del individuo consigo mismo y con los demás que supone innumerables cambios desde fuera hacia adentro.
  • Control emocional: ayuda a controlar las emociones separándolas de los sentimientos. Con su práctica regular se aprende a sentir de manera más saludable sin ocasionarnos daño.
  • Manejo del estrés y prevención de enfermedades: permite a quien lo practica manejar el estrés para que no afecte a su vida diaria y pueda alcanzar la plenitud. Además, también estimula el sistema inmunológico y ayuda a prevenir enfermedades.
  • Estimulación mental: Gracias a las posturas practicadas con el control de la respiración, meditación, concentración y visualización, se adquiere una mayor claridad mental que ayuda a ver el mundo como es en realidad.
  • Apto para todos: Esta disciplina oriental se recomienda a todo el mundo, incluso a aquellas personas que no han hecho nunca ejercicio físico o no tienen flexibilidad. Es un proceso de cambio de fuera hacia adentro y cada cual tiene su ritmo. (Todos los niveles trabajan juntos y cada uno es diferente, igual que cada día es diferente para cada uno de nosotros). Esa es la Magia, descubrirlo…